Todo lo que hay que saber sobre la donación de sangre

Salud 14/06/2016
Hoy 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante Voluntario de Sangre.
Ampliar
Hoy 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante Voluntario de Sangre - (Shutterstock)

Por Dr. Daniel Stamboulian

"Dependemos de la conciencia del donante" expresó en diálogo con el doctor Daniel Stamboulian en Infobae, la especialista Gloria Góngora, médica en medicina transfusional y miembro de la Asociación Argentina de Hemoterapia e Inmunohematología (AAHI).

La sangre y sus componentes son imprescindibles para ayudar a las personas a sobrevivir a condiciones graves de salud, procedimientos médicos y quirúrgicos complejos, partos y lesiones causadas por accidentes y desastres. Cada donación voluntaria de sangre puede salvar hasta tres vidas. "Debemos comprender que sin la donación, no existe el tratamiento transfusional para el paciente", señaló la doctora Gloria Góngora, medica especialista en medicina transfusional. Por este motivo, según la especialista, es necesario trabajar para promover la toma de conciencia en el donante para que comprenda "la trascendencia que tiene la donación de sangre".

De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) un suministro adecuado y fiable de sangre segura sólo puede asegurarse mediante donantes de sangre voluntarios regulares no remunerados. Según el organismo internacional, en América Latina y el Caribe, poco más del 45% de las aproximadamente 9,2 millones de unidades de sangre recolectadas en 2014 para transfusiones provino de donantes voluntarios, mientras que casi el 55% restante fue por reposición, lo que fuerza a las personas a dar sangre con urgencia cuando algún familiar o allegado lo requiere.

A pesar de estos guarismos, el porcentaje de donantes voluntarios ha crecido levemente, 4 puntos porcentuales entre 2010 y 2014 (del 41% al 45%), según los últimos datos disponibles. No obstante, el objetivo a nivel nacional y regional es poder llegar a un 100% de donantes voluntarios altruistas y de repetición.

Sobre el mes de septiembre de 2015, el Ministerio de Salud de la Nación, a través de una resolución ministerial, eliminó la exigencia de la reposición a un paciente que necesite o no transfusiones. Sobre este escenario la doctora Góngora dijo: "dependemos pura y exclusivamente de generar conciencia. Es en lo que creo que las autoridades están fallando. No nos sentimos acompañados y son necesarias suficientes campañas de difusión que involucren cada vez más a la población para educar e informar sobre esta problemática".

De acuerdo a la especialista en medicina transfusional, el pueblo argentino ha dado sobradas muestras de solidaridad y generosidad. Por este motivo, consideró que la falta de donantes voluntarios se debe, más bien a la falta de educación e información que a la falta de empatía con quienes lo necesitan.

Uno de los interrogantes más frecuentes frente a la donación de sangre es con qué frecuencia se puede realizar este acto en un año. Lo cierto es que si bien "el varón puede hacerlo hasta cuatro veces en el año y la mujer en edad fértil hasta tres, la Organización Mundial de la Salud recomienda que la donación voluntaria se realice, por lo menos dos veces al año. Es decir, que no solo se necesita del acto voluntario de donar, sino que es necesario que sea repetido", destacó la doctora Góngora.

"Va a ser el único camino para lograr un sistema capaz de abastecer las necesidades de sangre de la población de pacientes y, algo que no se tiene demasiado en cuenta, que percibe la gente que es la seguridad de la sangre que estamos transfundiendo", agregó. Según destacó la especialista, la seguridad en la calidad de este insumo vital no dependerá del aumento de los controles y estudios de laboratorio que se le puedan realizar sino, más bien, del nivel de conciencia, información y experiencia de los donantes que se acerquen al banco de sangre de forma repetida.

"Nuestra primera obligación es proteger la integridad del donante, una persona sana que viene a proporcionarnos un elemento vital que no se puede obtener de otra manera y que es fundamental para que podamos brindar el tratamiento a los pacientes", destacó la experta en hemoterapia. En este sentido, la primera fase del proceso de donación consiste en ofrecer al donante un material educativo en el que se le brinda la información necesaria para que conozca cuáles son las condiciones que se requieren para donar.

"Donante de sangre" es sinónimo de buena salud y solo quienes gocen de buena salud pueden compartir este compuesto. No obstante, existen personas con patologías que pueden ser aceptadas como donantes, como los hipertensos, los diabéticos con tratamiento oral o quienes viven con hipotiroidismo. "Son patologías que no ponen en riesgo al producto que vamos a obtener ni al paciente que lo recibirá", destacó la doctora Góngora.

Fuente: InfoBAE