Gasoducto a Esperanza: el gobierno nacional asegura que se hace la obra “sí o sí”

Regionales 02/04/2017 Por
Si por alguna razón Litoral Gas no llega a hacer la obra para Esperanza, la hará la Nación, además de multar a la distribuidora en ese hipotético caso.
descarga

“Ésta es una obra que por lo menos tiene cinco años de promesas. Y que no se hizo. Nosotros la vamos a hacer, sí o sí y va a beneficiar a Esperanza, no tenga ninguna duda”, dijo el secretario de Recursos Hidrocarburíferos de la Nación, José Luis Sureda.

En diálogo con El Litoral, el funcionario nacional confirmó que la conexión a esa ciudad del departamento Las Colonias será parte de las inversiones obligatorias de Litoral Gas para recibir un aumento tarifario (ver aparte) y ante la insistencia de este medio, redobló la apuesta: “Si la distribuidora no la hace, la hará el gobierno nacional”, aseguró.

Sureda informó que al Gasoducto Regional Centro II (que beneficiará a Rafaela y Sunchales en su primera etapa) “ya lo estamos haciendo” y detalló: “Hemos recibido las ofertas para la cañería, y se va a terminar en agosto o setiembre de 2018”.

“Una vez que termine esa obra de distribución, esa cañería maestra, que como una columna vertebral tendrá ramales para llegar a las distintas localidades, habrá más desarrollos”, explicó.

“El ramal a Esperanza comienza el 1º de junio del año que viene, es decir antes que esté terminada la tubería del Regional Centro II. Estimamos que a fines de noviembre, primeros días de diciembre estará listo el ramal a Esperanza y a Lehmann”, dijo.

Compromiso

El funcionario confirmó que el ramal para los esperancinos “será parte de las obligaciones de Litoral Gas y destacó: “Hoy (por ayer) se anunciaron las nuevas tarifas para las compañías distribuidoras que tienen que llevar a cabo obras, en un plan de 5 años, en todo el país. Con las nuevas tarifas, una de las tantas obras que tiene que hacer Litoral Gas es unir Esperanza, al Regional Centro II. Sin dudas, la obra para Esperanza también se hace, no hay ninguna duda al respecto”.

Cuando al ingeniero Sureda se le recordó que no pocas veces las empresas privadas en la Argentina han postergado sus inversiones contractuales obligatorias, respondió: “Mire, hace doce años que las compañías distribuidoras de gas no invierten en ese sector y es porque en ese período nunca tuvieron tarifas; antes, cuando tenía tarifas invertían”, afirmó.

Cuando El Litoral le recordó que en los ‘90, aún con tarifas acordadas, no se hicieron todas las inversiones comprometidas, insistió: “Cuando tenían tarifas, las distribuidoras invertían, sin tarifas no”. Y luego observó: “Yo entiendo tantas prevenciones porque son doce años sin inversiones... pero repito que ahora sí las habrá; es más, si las distribuidoras no hacen las obras van a tener una penalidad de un costo muy superior al de la obra y hasta pueden perder su licencia. Van a hacer las obras”.

“Entiendo la desconfianza de la gente... No venimos con ejemplos de una Argentina que funcione en muchísimos órdenes, pero esta obra se hace. Es absolutamente seguro y si no la hace la distribuidora la va a hacer el Estado Nacional. Y obviamente que si ocurriera que Litoral Gas (o cualquier distribuidora) no hace las obras las penalizaremos y bajaremos sus tarifas. Y en ese hipotético caso las hará el Estado”, insistió.

“A esta obra que requiere Esperanza, en los planes de la empresa Litoral Gas, su ejecución no estaba prevista para 2018, sino para 2019. Y lo que les dijimos fue: ‘señores si quieren el aumento esta obra (como otras) se hace el año próximo’, bajo la idea de que para cuando el Regional Centro II esté terminado se le de gas a Esperanza. Sí o sí”.

El Parque Industrial

Ante otra pregunta, Sureda mencionó que -en la última reunión donde se presentó a autoridades municipales y comunales y legisladores la obra- habló con la intendenta esperancina, Ana Meiners, sobre la alimentación de gas para las industrias de Esperanza.

“Ella nos planteó que tiene un Parque Industrial con más de 160 industrias anotadas. Pero ella misma, en la reunión en Buenos Aires, me reconoció que son 160 interesados en el futuro Parque Industrial. Y que hoy no tienen ninguna firma radicada allí. También la señora intendenta me dijo que cuando el Parque tome la forma que se busca va a consumir 2.000 m3 por hora... Eso es el equivalente a dos metros cúbicos de gasoil por hora, y más o menos, es lo que despacha cualquier estación de servicio grande, como la que está frente a la Cancha de Unión”, graficó. “A los industriales esperancinos, les aseguramos que cuando el Parque requiera el gas, el gas va a estar. Pero también quiero que tengan en cuenta que el país tiene un atraso en infraestructura que es fenomenal. Hace años que Argentina no invierte en carreteras, ferrocarriles, escuelas. Y que el dinero es finito”, advirtió.

“El gas, el día que lo demanden las industrias de Esperanza lo van a tener. Cuando nos digan las industrias: quiero firmar un contrato de compra y transporte de gas por x cantidad, ese día al gas lo van a tener. Pero todavía eso no existe. Sé de la pujanza de esa zona y que tiene con qué y les aseguro que al gas lo van a tener”.

Otras localidades

El proyecto Gasoducto Regional II (que unirá Recreo-Esperanza, Rafaela y Sunchales) contempla distintas etapas. La primera estará a cargo del Estado Nacional y tiene asignados $1.300 millones.

Alcanzará a 27.899 usuarios residenciales rafaelinos y sunchalenses, con hasta 18.200 metros cúbicos por hora a las familias de Rafaela y 7.100 m3/h. a sus industrias. Y a Sunchales 4.200 m3/h. y 6.690 m3/h., respectivamente.

Como se dijo en la segunda etapa, Litoral Gas deberá construir los enlaces a Esperanza y Lehmann. Pero Ataliva y Bella Italia, quedaron para una etapa 3; Pilar, Nuevo Torino y Felicia, etapa 4; y Tacural para una eventual 5. Ninguna de estas etapas tienen aún un inversor. Y además, hay otras 29 localidades han pedido ser parte del emprendimiento.

Al respecto, Sureda dijo que “hay poblaciones que son realmente chicas: lo mejor es que hagan sus redes y que las alimenten con propano, como ha hecho Rufino por ejemplo. De esa forma, cuando les llegue el gas natural estarán listos para comenzar a usarlo”, recomendó.

“El problema en pequeñas localidades es que si vos primero llevás el gas, y luego tenés que empezar a hablar con los vecinos para desarrollar las redes tal vez pasan dos años. Y el dinero no nos sobra en la Argentina. Tenemos que asignar los recursos que tenemos, que son escasos, en obras que sean de utilidad inmediata para la gente”.

Fuente: El Litoral