Por primera vez, un chef argentino entró al top 10 de la gastronomía mundial

Generales 15 de junio Por
Cuando en 2001 Franco Colagreco aterrizó en Francia no se imaginaba que 15 años después su destino sería entrar en el Top 10 de la gastronomía mundial.
franco-colagreco

Es que el argentino llegó a territorio europeo tan sólo con un número de un teléfono de un amigo de un amigo. Pero el éxito lo acompaño y fue clasificado como ningún otro argentino en la élite de la cocina: la prestigiosa revista británica Restaurant acaba de posicionar su restaurante francés en el 6° lugar entre los 10 mejores de todo el mundo.

El ranking tiene en el primer puesto a Osteria Francescana, el pequeño reducto que el italiano Massimo Bottura tiene en Módena.

Los españoles del Celler de Can Roca, que en 2015 vinieron de gira a la Argentina con la cucarda de mejores del mundo, con la cucarda de mejores del mundo 2015, pasaron al segundo lugar. El top 10 se completa con Eleven Madison Park (EE.UU.), Central (Perú) y Noma (Dinamarca). En el sexto lugar está Mirazur, el restaurante del destacado chef argentino, y cierran la lista Mugaritz (España), Narisawa (Japón), Steirereck (Austria) y Asador Etxebarri (España).

Colagreco abrió Mirazur en 2006 en la Costa Azul, y en 10 años su trayectoria fue meteórica. En 2012, se convirtió en el primer latinoamericano en obtener dos de las tres preciadas estrellas Michelin. En 2013, Restaurant lo puso en el puesto 28° de los mejores del mundo. En 2014 subió al 11°, se mantuvo en 2015, y ahora ascendió cinco posiciones al 6°.

"Estuvimos dos años esperando en las puertas y ahora nos reconocieron como uno de los 10 mejores. Estoy muy emocionado", publica el diario Clarín en diálogo con el chef.

Según asegura, el premio le genera alegría y presión: "La gente ya venía con mucha expectativa y lógicamente vendrá con más". Antes del 6° puesto, ya tenía casi todas las mesas reservadas para lo que resta del verano europeo.

Manejar las expectativas lo determinó a que su primer restaurante argentino fuera completamente distinto a Mirazur. Carne es un bar de hamburguesas que abrió hace dos años en La Plata, su ciudad natal, y del que planea inaugurar una sucursal porteña a fin de año.

"La gente iba a esperar verme a mí ahí, y por Mirazur no puedo. No quise defraudar", explica.
A pesar de las diferencias lógicas entre uno y otro proyecto, Colagreco asegura que tienen mucho en común: "Respeto al producto, alta calidad, compromiso y ética: lo que se dice es lo que es. Las verduras son orgánicas, el pan es hecho a mano, la carne es de pastura".

En Mirazur tiene hasta su propia huerta. Allí no hay carta fija y la sorpresa es parte esencial de la experiencia: al comensal se le pregunta si tiene alergias y si no le gusta algún producto, y la degustación se arma en el momento. ¿Los costos? Entre 80 y 210 euros el menú francés, 175 pesos el combo de hamburguesa platense.

Colagreco recuerda el detalle del número de teléfono cuando se le pregunta si fue duro "hacerse la Europa".
"Sí, fue duro. Pero Francia me ha reconocido en todo, no sé si otro país lo habría hecho tanto. Todo lo que logré en mi carrera fue a base de esfuerzo y trabajo. ¿Si ahora aspiro al número 1? Nooo... he llegado a mucho más de lo que algún día pude soñar".

Fuente: iProfesional

Te puede interesar