Conmoción por el crimen de una diputada en plena campaña por el Brexit

Mundo 17/06/2016 Por
Cuando la cercanía del esperado y temido referéndum que debe decidir este jueves si Gran Bretaña se va o no de la Unión Europea (UE) recalentaba los ánimos en las islas, un atentado congeló ayer la campaña y puso de luto a todo el país, unido en la desgracia, el horror y el estupor.
Ver galería jo-cox-ru-ataque
1 / 3 - Jo Cox - Crédito: redice.tv

Londres. Jo Cox, una ascendente legisladora del Partido Laborista, defensora de los inmigrantes y militante de la causa europea, fue asesinada por un hombre que la atacó a tiros y puñaladas, y que, según testigos, lo hizo al grito de una ideología extremista.

Pero esta vez nadie grito "Alá es grande", el conocido preludio de un atentado del integrismo islámico. Según el relato coincidente de al menos dos testigos, el grito de guerra fue "Britain First" (Primero Gran Bretaña), el nombre de una agrupación de extrema derecha furiosamente partidaria de abandonar la UE.

Fuentes policiales dijeron asimismo que el atentado no parecía estar vinculado con el terrorismo internacional, aunque no descartaban que fuera terrorismo interno.

La legisladora de 41 años, casada y madre de dos chicos, fue atacada en las inmediaciones de una biblioteca en la localidad de Birstall, en el norte de la Inglaterra profunda, donde todas las semanas participaba de encuentros con votantes de la zona. Vecinos del lugar identificaron al sospechoso como Tommy Mair, de 52 años, que fue detenido por la policía, un hombre de talante solitario y reservado del que sólo se conoce que hacía labores de jardinería para la gente del barrio.

"Salía de la biblioteca con su asistente y [el agresor] la estaba esperando. Primero la apuñaló y un hombre trató de detenerlo, y después le disparó", relató un testigo. Otros vecinos dijeron que el atacante disparó con una pistola que parecía antigua o casera al menos tres veces, dos de ellas cuando Cox ya estaba tendida en el suelo, además de apuñalarla.

Otros coincidieron en que el jardinero Mair se lanzó al ataque gritando "Britain First", una desaforada consigna que tendía a validar la hipótesis de un atentado político.

Se trata del primer asesinato de un diputado británico desde que el Ejército Republicano Irlandés (IRA), la violenta agrupación separatista que tuvo a maltraer al gobierno de Londres durante décadas, se atribuyó la muerte del legislador conservador Ian Gow, en 1990.

Tanto los partidarios como los opositores de que Gran Bretaña salga de la UE suspendieron sus campañas con vistas al referéndum del próximo 23, que según las últimas encuestas se inclinaba hacia la ruptura, con una ventaja de entre cuatro y cinco puntos, aunque con muchos indecisos.

El primer ministro británico, David Cameron, se encontraba volando a Gibraltar cuando se produjo el ataque, donde se disponía a participar en un mitin a favor de seguir en Europa. Pero canceló el evento apenas recibió la noticia. De vuelta en Londres encabezó las condolencias y decidió que las banderas de Downing Street, así como las del resto de las instituciones del centro de la ciudad, fueran puestas a media asta, señal del estado de ánimo que dominaba a los principales dirigentes del país.

"Ésta es una noticia absolutamente trágica y lamentable. Hemos perdido a una estrella brillante. Era una gran parlamentaria, llena de compasión y de gran corazón", dijo Cameron. Y no eran meras palabras de circunstancia: además de ser una europeísta convencida, Cox era una reconocida militante a favor de los inmigrantes en Gran Bretaña y trabajó en organizaciones humanitarias vinculadas con los derechos y la salud en países en desarrollo.

El año pasado entró a la Cámara de los Comunes por la circunscripción de Batley y Spen -donde tuvo lugar el ataque de ayer- y puso enseguida en marcha el grupo parlamentario Amigos de Siria. Un colega suyo laborista la definió como una "estrella en ascenso" dentro del partido.

"Nuestras comunidades han mejorado profundamente gracias a la inmigración, ya sea de irlandeses católicos, de musulmanes de Gujarat, en la India, o personas de Paquistán", declaró en su primera intervención en el Parlamento. Una actitud absolutamente contraria al nacionalismo extremo que aboga por restringir la inmigración, y que casi con seguridad le costó la vida.

"Jo murió cumpliendo con su deber público, un deber que es la base de nuestra democracia: escuchar y representar a la gente que la había elegido", lamentó el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, en referencia al momento del atentado, que fue perpetrado luego de la reunión semanal de Cox con ciudadanos de su distrito en la biblioteca pública.

El marido de la víctima, Brendan Cox, llamó a luchar "contra el odio que la mató", un rencor que "no tiene credo, raza o religión".

Una militante de los Derechos Humanos

Jo Cox - Crédto: BBC

Parlamentaria laborista

Edad: 41 años

Origen: Gran Bretaña

  • Hija de una secretaria y de un obrero de una fábrica, Jo Cox nació el 22 de junio de 1974 en Batley, en el condado de West Yorkshire, en el norte de Inglaterra.
  • Se había graduado en Cambridge y había trabajado para la asociación Oxfam -fue su directora política- y para Save the Children, además de haber sido asesora de la esposa del ex premier laborista Gordon Brown. Estaba comprometida en la defensa de los derechos humanos y de los inmigrantes.
  • Era presidenta del Labour Women's Network, que agrupa a las mujeres laboristas, y había respaldado el nombramiento de Jeremy Corbyn a líder de partido para después cambiar de idea y votar por la candidata Liz Kendall.
  • Tenía dos hijos, Cuillin y Lejla, de 3 y 5 años, fruto de su unión con Brendan Cox, otro ex asesor de Brown. La familia vivía en un barco convertido en casa anclado en el Támesis cerca del Tower Bridge de Londres.
  • En las elecciones de 2015 consiguió por primera vez una banca en la Cámara baja y se convirtió en la líder de la bancada multipartidaria conocida como "amigos de Siria".
  • Activa militante de la permanencia de Gran Bretaña en la Unión Europea, Cox publicaba fotos junto a su familia navegando en su barco por el Támesis con la bandera de "Strongerin".

Fuente: La Nación

Te puede interesar