Pokémon Go: furor y algunos problemas

Aunque no haya llegado a la Argentina de forma oficial, la aplicación de la que todos hablan está inundando las calles de todo el mundo de “entrenadores” en busca de ampliar su colección de criaturas digitales. Pero no todo es diversión. Los futuros cazadores de Pokémon tendrán que batallar también contra una serie de inconvenientes.
pokemon-go

Como muchas de las aplicaciones de última generación, consume la batería de forma drástica, pues para jugar se necesita estar conectado todo el tiempo a Internet y tener el GPS activado.

Otra contra es que se pierde la privacidad: es necesario vincular la cuenta personal de Google, es decir, la aplicación para acceder a Gmail, Drive, Maps o Google Photos.

Y, por último, los gamers ya sabrán por experiencia qué pasa cuando un videojuego online vive su mayor boom: los servidores se colapsan.