Áreas metropolitanas, una herramienta imprescindible para el desarrollo

Generales 16/07/2016 Por
Es imposible pensar en la actualidad y en la proyección a futuro de una localidad, fuera del concepto de integración regional.
Áreas Metropolitanas

Por Gastón Gardiol (*)

La reciente ley de Áreas Metropolitanas representa un paso fundamental para crear las condiciones necesarias que promuevan el desarrollo equilibrado, justo y equitativo de la provincia de Santa Fe. El concepto comprende a toda una unidad geográfica constituida por una ciudad central y las ciudades o comunas circundantes, entre las que se mantienen estrechas vinculaciones de orden físico, económico, social y cultural, y cuyos gobiernos locales manifiestan la voluntad de organizarse a través de un órgano de coordinación.

Esta instancia permite la planificación de políticas públicas comunes en el mediano y largo plazo, la gestión de proyectos compartidos y la implementación de acciones conjuntas. La organización y gestión del área metropolitana está a cargo de un ente de coordinación dotado de personalidad jurídica, autonomía administrativa y patrimonio propio. Es decir, que reconocer y alienta la existencia de organismos supramunicipales de carácter regional, que fortalezcan los intercambios y la integración territorial.

Como se argumentó al momento de la sanción de la ley, celebrada por el gobernador Miguel Lifschitz, en tanto promotor de esta herramienta, la naturaleza de la asociación será de gestionar, planificar, coordinar y promover distintas políticas consensuadas entre las distintas localidades que conforman la región, con el objetivo de mejorar la calidad de vida dentro del área.

La Ley de Áreas Metropolitanas da paso a la figura del Concejo de Gobierno, donde la provincia cumple un rol sustancial en el asesoramiento técnico, la concreción de aportes económicos para contribuir a su funcionamiento, la gestión de créditos o subsidios de organismos internacionales privados o públicos y la delegación de su aplicación a los entes de coordinación metropolitana o realizar convenios con los mismos para la elaboración de estudios, proyectos o la gestión de obras o servicios. Además de la participación de la provincia, el Concejo de Gobierno estará compuesto, como órgano deliberativo y de decisión, por los intendentes y presidentes comunales de las localidades integrantes.

Este marco conceptual novedoso, ya cuenta con algunas experiencias incipientes en la misma dirección. En el sur, Rosario desarrolló hace años instancias similares a través de la figura de asociación civil, en tanto en el centro de nuestro territorio, el agrupamiento de comunas y municipios en el marco de un consorcio vial, como el Corredor Vial Nº 9, pone de relieve la factibilidad de este tipo de iniciativas, como así también varios intentos informales de asociaciativismo comunal para dar respuestas a temas meramente coyunturales.

En la perspectiva de nuestro equipo de trabajo, años atrás, en la Comuna de Franck, tanto como vicepresidente comunal y secretario de Gobierno, promoví el abordaje de esta visión de área metropolitana a nivel institucional, propuesta que tuvo eco en las autoridades del gobierno de la ciudad de Santa Fe de entonces, Mario Barleta, y posteriormente, José Corral, con lo cual existe ya un camino señalado.

La idea ha sido siempre ubicar a Franck en el contexto regional, en este caso, en el Área Metropolitana Gran Santa Fe, bajo la consigna de promover políticas públicas para el desarrollo, más allá de las delimitaciones geográficas y de las jurisdicciones comunales o municipales. En concreto, se trata de institucionalizar, junto a las comunas aledañas, más la ciudad de Santo Tomé, un accionar que ya se registra en la práctica, producto del intercambio constante entre gobiernos locales y la participación común espacios vinculados a diferentes temáticas.

Es imposible pensar en la actualidad y en la proyección a futuro de una localidad, fuera del concepto de integración regional. El transporte público, los servicios, la producción, las áreas industriales, las políticas de disposición final de residuos urbanos, la planificación de las obras hídricas y viales, son algunos de los ejemplos que hoy ocupan a los pueblos y ciudades de Las Colonias y La Capital en una mesa común.

La aplicación de una ley como la descripta y la puesta en marcha de sus estamentos, pondría en un plano de igualdad a las comunas más pequeñas, un criterio solidario que terminaría con la discriminación parcial que padecen muchas de ellas en la actualidad. Y esta nueva modalidad de gestión pública, no necesariamente supone replicar la división política vigente y puede exceder la delimitación nodal existente, dispuesta por el ex gobernador Hermes Binner en el período 2007-2011.

En definitiva, ya con el marco normativo necesario, resta articular la conformación de esta nueva instancia pública, e incentivar a los presidentes comunales e intendentes para una participación genuina que posibilite la resolución de problemáticas comunes más factible desde la óptica regional. El potencial de nuestras localidades en particular, con eje en la capital provincial, estamos seguros que facilitará la puesta en práctica de esta experiencia.

(*) Dirigente UCR, ex candidato a senador por el departamento Las Colonias. Director Ejecutivo del Gobierno de la Ciudad de Santa Fe.

Te puede interesar