Un refugiado sirio es el autor de la explosión en Alemania

Mundo 25 de julio Por
Crece la hipótesis del atentado suicida. Se inmoló cuando no pudo ingresar a un festival de música. Al hombre, de 27 años, se le había negado el derecho de asilo. Y tenía una orden de expulsión a Bulgaria. Hay 12 heridos.
cientifica-inmigrante-ansbach-alemania-AFP
La policía científica trabaja en el lugar donde un inmigrante sirio detonó una bomba, en Ansbach, Alemania - Fuente: AFP

Un sirio que no había obtenido derecho de asilo en Alemania se inmoló el domingo e hirió a 12 personas después de que no se le permitiera entrar en un festival de música al aire libre en el sur de Alemania. Podría tratarse de un atentado suicida, según las autoridades.

Se trata del cuarto ataque que sufre Alemania en una semana, tres de ellos cometidos por inmigrantes recientes.

El hombre de 27 años se inmoló poco después de las 10 de la noche (11 de la noche en Argentina) en un bar, después de que no se le permitiera entrar en el recinto de conciertos en la localidad de Ansbach porque no tenía entrada. Una cámara de seguridad registró el supuesto momento de la explosión, y el video fue compartido en las redes sociales aunque no pudo confirmarse si es auténtico.

Es probable que se hubieran producido más víctimas si el hombre hubiera podido acceder a la zona de conciertos, indicó Roman Fertinger, subjefe de policía en la cercana Nuremberg.

Tres de los 12 heridos sufrieron heridas graves en la explosión. La mochila del agresor contenía fragmentos afilados de metal.

La solicitud de asilo del sospechoso se rechazó hace un año. Y ya tenía una orden de expulsión a Bulgaria.

Según explicó en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Interior, Tobias Platte, se está investigando por qué no se le había expulsado del país, procedimiento del que son responsables los estados federados.

El hombre llegó a Alemania hace dos años y vivía desde hacía un año en un albergue de Ansbach.

Platte explicó que los ciudadanos sirios a los que se les deniega una petición de asilo "en ningún caso" son expulsados en estos momentos a su país de origen, pero sí pueden ser devueltos a otros países europeos en los que fueron antes registrados.

El hombre, que no fue identificado, había recibido atención psiquiátrica varias veces, dijo Herrmann, incluido tratamiento tras haber intentado suicidarse.

La policía dijo que también se le había fichado por posesión de drogas.

Las autoridades registraron por la mañana un refugio en los alrededores de Ansbach.

Un residente del centro dijo que en ocasiones había bebido café y hablado sobre religión con el agresor. Alireza Khodadadi dijo a Associated Press que el hombre, al que identificó como Mohammed, le había dicho que el grupo ISIS no representaba al islam.

Un equipo de 30 investigadores entrevistó a los conocidos del hombre y analizaba las pruebas reunidas en el lugar donde vivía.

Cuando se le preguntó si el agresor podría tener lazos con el ISIS, Hermann dijo que no podía descartarse, pero que por el momento no había indicios concretos de ello.

"La intención evidente de matar a más personas indica una conexión islamista", dijo.

El suceso se produjo en un momento en el que Alemania, y en concreto el estado sureño de Baviera, se encontraban ya en tensión.

Antes. también ayer domingo, un hombre sirio mató a una mujer con un machete e hirió a otras dos ante una estación de autobuses en la ciudad suroccidental de Reutlingen antes de ser detenido. La policía dijo que no había indicios que relacionaran el crimen con el terrorismo, y que al parecer el agresor conocía a la mujer a la que mató.

Dos días antes, un hombre mató a nueve personas e hirió a decenas en un tiroteo en un centro comercial de Múnich.

Y el pasado lunes, cinco personas resultaron heridas cerca de Wurzburgo después de un ataque con un hacha que comenzó en un tren. Un solicitante de asilo afgano de 17 años murió abatido por la policía cuando trataba de huir. El grupo extremista Estado Islámico reclamó la autoría del ataque en Wurzburgo.

Estos ataques se produjeron poco después de que un tunecino al volante de un camión matara a 84 personas al arremeter contra una multitud que celebraba el Día de la Bastilla en Niza, en la famosa Riviera Francesa.

En el suceso de Ansbach, las autoridades indicaron que habían recibido avisos sobre la explosión en el centro de la ciudad poco después de las 10 de la noche.

El concierto al aire libre se estaba celebrando con unos 2.500 asistentes. El evento se canceló como precaución tras la explosión.

Doscientos policías y 350 efectivos de emergencias se movilizaron para gestionar la situación, según la cadena pública bávara Bayerische Rundfunk.

Mientras tanto, en Múnich, 1.500 personas se congregaron el domingo por la tarde en el lugar del tiroteo para encender velas y colocar flores en memoria de las víctimas del agresor, un alemán-iraní de 18 años. La policía dijo que había planeado el ataque durante un año.

Después del atentado en Múnich, Herrmann pidió al gobierno alemán que permitiera el despliegue del Ejército para respaldar a la policía en caso de ataques. Debido a los excesos de la era Nazi, la constitución alemana de posguerra sólo permite movilizar al Ejército dentro del país en casos de emergencia nacional.

Fuente: Clarín

Te puede interesar