Esperanza debe ser la nave insignia de la industria regional.

Regionales 04/06/2016
La paralización de las obras en el futuro emplazamiento de la cabecera departamental, ubican a la ciudad en una incómoda situación: disminuye la expectativa creada y eso genera un malestar generalizado. Su potencial empresarial revista una importancia central como factor dinamizador en la región.
Ampliar
- Futuro Parque Industrial de Esperanza.

El extenso proceso de radicación del área industrial en la ciudad de Esperanza, volvió a entrar en una meseta luego de la enorme expectativa que generó el comienzo de las obras hídricas y viales en el enclave ubicado al sur de la planta urbana sobre Ruta Provincial Nº 6.

“Esperanza debe ser el faro que ilumine a la industria regional. Todos debemos abogar por una agilización de las obras que dieron comienzo el año pasado y definitivamente se ingrese en una dinámica de trabajo que concluya este ambicioso proyecto” opinó el dirigente radical Gastón Gardiol, quien tuviera una experiencia positiva durante su desempeño como secretario de Gobierno en la Comuna de Franck, cuando se crearon las condiciones para la radicación de importantes empresas.

“En Franck nos tocó atravesar una etapa favorable para la localidad, cuando inversiones productivas de más de 50 millones de dólares, ubicaron a esta localidad en un lugar expectante para las empresas de la región y la provincia” recordó. Cabe mencionar que tanto una procesadora de arroz de capitales extranjeros y una industria láctea de reconocida trayectoria, se emplazaron en poco tiempo aprovechando las gestiones y servicios locales aptos para la industria, en una clara conclusión de resultados exitosos en la interacción entre lo público y lo privado.

Para Gastón Gardiol, ha sido muy positiva la instancia que crearon más de un centenar de industriales esperancinos con la creación de un fideicomiso junto al municipio local, que gestionó fondos ante la Provincia y cumplió todos los trámites a nivel nacional sin resolución definitiva en cuanto al reconocimiento del área. “Para la región, será clave que Esperanza desarrolle su área industrial, porque tendrá un efecto dinamizador tanto en la ciudad como en los pueblos vecinos. Además, se lo merece por el esfuerzo económico de sus empresarios en esta inversión, que llevan ya puesto el 95% de la inversión realizada, y por la tradición industrial que la caracteriza” reflexionó.

El dirigente, que hoy se desempeña en la gestión del intendente Corral en la ciudad de Santa Fe, puso justamente como ejemplo a Los Polígonos, el área industrial capitalina. “Tildada como ciudad administrativa, burocrática, muchas veces despectivamente, Santa Fe demostró que se puede crear un área industrial aún en condiciones adversas. La gestión municipal detectó la demanda de las empresas, facilitó la compra de lotes y avanzó en los servicios para su desenvolvimiento” enumeró.

“Los Polígonos I y en un futuro cercano, su versión II, además de la proyección de Interpuertos, como nodo logístico, serán excelentes aliados de los parques industriales regionales, entre ellos Esperanza, Recreo y San Jerónimo Norte” puntualizó. “Por eso es clave que éstos reciban apoyo de la Provincia y de la Nación pero fundamentalmente una actitud proactiva de sus funcionarios locales, incluso del resto de las instituciones intermedias. La industria es un motor clave para la generación de empleo y riqueza a través del agregado de valor” destacó.

Para finalizar, advirtió que “es tiempo de que la dirigencia política, gremial empresaria y privados dejen de lado mezquindades y aúnen esfuerzos con un objetivo común, que favorezca el desarrollo de la región con un empuje industrial que dinamice la economía y la generación de puestos de trabajo; y que no queden solo en buenas intenciones, sino que se trasladen a hechos concretos como el reconocimiento jurídico y administrativo de estas iniciativas y la inyección de recursos para las obras de infraestructura común necesarias” concluyó.